alianza lima y mi corazón

Desde el partido en Bolivia se dijo que Alianza se presentaba como un equipo fuerte i como uno que le podía hacer frente al campeón de la pasada edición de la Copa Libertadores.
Durante esa semana los periodistas se la pasaron buscando la declaración de José Carlos Fernández (Zlatan), más que todo por su pasado en el fútbol argentino, justamente con Estudiantes como equipo. Pero eso permitió que se pasaran de largo, como quien no quiere la cosa, al delantero que siempre desequilibra, del 9 por naturaleza, de la fiera hambrienta por gol, del Zorrito Aguirre.Y Aguirre sin resentimiento alguno, con ganas tremendas de quitarse esa reputación que le quedó desde el campeonato pasado (en el que sólo anotó tres goles en todo el campeonato) de goleador sin ánimo, sin fuerza, sin empuje. No desistió, jugó un partido como nunca, el partido de su vida (hasta ahora). Esos tres goles que lo sepultaron en el Torneo Descentralizado del año pasado ahora lo han puesto en la cumbre, en el foco, en boca de aliancistas i, también, de hinchas del otro equipo.
El papá de un amigo me recibió en su casa i se confesó hincha de la U, pero también me dijo, muy emocionado que partidos como el de Alianza emocionan a cualquiera i que así sí da gusto apoyar a un equipo peruano. En el partido, Alianza no decayó a pesar de que el primer gol fue de los argentinos i a los ocho segundos de juego. Alianza recuperó balones, se concentró, mantuvo la pelota en control, hizo contragolpes muy peligrosos, hizo lo que debía en la defensa i eso, claramente, dio sus frutos.Alianza no fue solamente el Zorro. Alianza fue un equipo fuerte con un delantero preciso. Tres goles como esos no salen de la nada, no son pura casualidad, no son de chiripa. Pero el cuarto gol –déjenme decirlo- fue lo mejor del partido. Un lateral i cuatro toques en primera que terminaron con la pelota metida en el arco. Golazo. Golazo de los mejores.Este es un Alianza que no tiene comparación, que demuestra que en momentos de crisis aparecen momentos de deleite, de alegría, de goce. Gózatelo, papá. Gózatelo, hincha de Alianza Lima. Alianza ganó 4 a 1 i ganó bien. Su hinchada no puede estar más feliz. Yo no puedo estar más feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s