Yo, el dibujado

En mis cumpleaños yo no he acostumbrado a recibir regalos muy grandes.

Si recuerdo un regalo grande que se haya hecho en mi niñez en la fecha de mi cumpleaños, tendría que recordar el GoldLeopardKing que llevó mi papá a la casa después de un viaje de trabajo. Creí que era el regalo más preciado que había llegado a mis manos, que era el juguete más caro de todo lo caro, que lo tendría que cuidar y que también podría presumirlo entre compañeros.

Desde ese entonces no recuerdo muchos regalos hasta un peluche que me dio Cynthia (en forma de perro. yo quería un pingüino) un doce de abril de hace dos años.

Y este año recibí un regalo que fácilmente podría colocarse en la cima de todos ellos. Es un regalo que se valora, claro, desde la soledad y la nostalgia. (Pasar mi cumpleaños con papá después de mucho tiempo también fue muy emotivo) Te lo enseño:

En foto: Mi retrato. Por: Mi hermana.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s