Vargas Llosa y yo

No se escoge la época en la que nacesy yo nací en los noventas. El país estaba bajo la influencia del terrorismo y se vivía una  dictadura de  la que los lúcidos ya habían advertido.

Siempre escuché a mi madre decir que ella votó por Vargas Llosa y que lo volvería a hacer si pudiese, pero qué lástima (y qué bueno) para el Perú, él siguió escribiendo.

Durante los 90s conseguí mi  primera colección de libros, de obras literarias, nuevos y originales, fascículo a fascículo que los compraba mi padre y mi hermana mayor los iba ordenando en nuestro estante.

Mi hermana, más hambrienta de lecturas que yo, se ha leído todos esos libros. Yo, ya adolescente -caída la dictadura y Vargas Llosa con más libros publicados-, cogí el que más me llamaba la atención: “La Ciudad y los Perros”. Apenas lo abrí y empecé a leer me quedé rendido ante la prosa tan ágil y visual que me exigían las voces narradoras que a veces hacían de una sola, pero como siempre tomaban muchos rumbos. Me enamoré de Teresa y, cómo no, vi el Perú, vi más allá de lo que era mi barrio. Me fascinaba por la fuerza de las escenas, por la consciencia que iba creando dentro de mí, por sentir que yo estaba frente a ello.

Si bien Vargas Llosa ya era un escritor reconocido internacionalmente gracias a diferentes galardones, era la primera vez que lo leía. Era nuestro encuentro formal, por así decirlo.

Tal vez repita las palabras de gente que conozcas al decirlo, pero cuando terminé de leer mi primer Vargas Llosa lo que se me vino a la mente fue: Mierda, qué bien escribe Varguitas.

Finalmente, ahora, 2010, ya ha sido reconocido con el Premio Nobel, el único premio que le faltaba en su trayectoria literaria. Ya ha dicho que lo que hace es Perú y que él también lo es. Ya ha dicho que con las letras ha conquistado España y él la ha querido y ha hecho que allá lo quieran. Ya ha dicho que la Literatura es escencial para la libertad. Ya se ha dicho, a su vez, mucho de don Mario, y no será nunca suficiente para alguien que se ha encargado de crear y de llevar siempre la consigna de la voluntad y la independencia. Yo solamente quiero decir que como peruano me enorgullece y que, claro, Vargas Llosa ya era Nobel desde mucho antes de que se lo imaginasen si quiera en la Academia de Suecia. Vargas Llosa ya era Nobel desde que inspiró a jóvenes como yo a seguir el sueño de poder llamarse algún día a sí mismo escritor. Gracias, don Mario.

Anuncios

3 comentarios en “Vargas Llosa y yo

  1. Buen homenaje a un merecido premio. Yo lo leí de joven, me gusta como escritor, creo que merece estar ahí por meritos propios.
    No me gusta como articulista.
    Sin embargo que bien escribe Varguitas.
    Salut

  2. ¿Si digo que no he leído a Varguitas me reprenderían?
    ¿Pero si digo que lo he intentado me perdonarían?
    Desde que estuve consciente de que Vargas Llosa escribía, quería que le den el Nobel.
    Aunque piense lo que piense. Que se quede con el Nobel que es bien ganado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s